Por. Doctora Sigrid Ninoska Lazarte Rosas


Durante muchos años se ha tratado el tema de la higiene bucal, talleres en los colegios, campañas de los ayuntamientos y centros de salud lo demuestran. Sin embargo, cuando se evalúa la realidad, esta suele ser distinta a lo que se cree. Es sorprendente que las estadísticas anuncien que la caries dental es una de las enfermedades crónicas más comunes en el mundo, cuando su tratamiento preventivo está al alcance de todos.

Las caries y las enfermedades de las encías además de ser dolorosas o dar lugar a infecciones graves, pueden contribuir a empeorar las enfermedades cardíacas, la diabetes y las enfermedades respiratorias. Una buena higiene bucal es fundamental para nuestra salud y estética, además de ello, tener unos dientes y encías sanos ayuda a que nuestro proceso comunicativo con el mundo exterior este dado en mejores condiciones. Por lo tanto, hoy traemos consejos prácticos y fáciles de realizar en cuanto a nuestra salud bucal se refiere.


* Acude al dentista una vez al año, al menos, y desde edades muy tempranas, ya que la caries se puede manifestar a partir de la erupción de los dientes de leche. Es importante que a la hora de elegir el dentista se evalué entre muchas cosas, la colegiación obligatoria y su titulación, las medidas de higiene y esterilización básicas del gabinete; y por supuesto el trato amable y respetuoso del profesional.

*Cepíllate los dientes al menos tres veces al día, después de cada comida. No olvides cepillarte antes de acostarte y tras levantarte por la mañana. El cepillado correcto consiste en realizar movimientos cortos, suaves y elípticos, sin olvidar la línea de las encías, los dientes posteriores y las zonas que rodean las coronas de los dientes y la lengua. En el caso de los dientes anteriores se hace en forma de barrido, para las muelas o dientes posteriores, el cepillado se hace en movimientos circulares.

*Es recomendable utilizar una pasta dentífrica con flúor para prevenir la aparición de caries.

*No olvides el uso del hilo dental después del cepillado, de esta manera, puedes eliminar cualquier resto que se encuentre en la zona interproximal, es decir, entre los dientes.

*Renueva el cepillo dental cada tres meses para evitar las enfermedades periodontales.

*Usa un enjuague bucal que te ayude a eliminar las bacterias y microorganismos causantes de la caries y del mal aliento. Se recomienda usar 20 ml durante 30 segundos y luego, eliminar el producto sin enjuagar.

*Procura llevar una dieta adecuada; alimentos como el queso curado, la manzana, la naranja, las espinacas, entre otros, ayudan a que nuestros dientes tengan más fuerza y estén sanos. Evita el consumo excesivo de productos azucarados.

 Evita:

o Fumar ya que debilita el esmalte de los dientes, cambia la coloración y produce enfermedades periodontales como la gingivitis.

o El café y el té pueden causar cambios en la coloración del esmalte dental. o El estrés causante principal del bruxismo, trastorno que ocasiona que ciertas personas rechinen los dientes, causando el desgaste del esmalte dental y problemas de alineación de la dentadura.

o El uso excesivo de blanqueadores que en exceso pueden debilitar el esmalte.

Revisa tu boca regularmente y consulta a tu dentista de inmediato si notas cualquiera de los siguientes síntomas:

 Encías rojas, sensibles o inflamadas.

 Encías que sangran con facilidad cuando te cepillas o usas hilo dental.

 Encías que parecen estar alejándose de los dientes.

 Dientes flojos.

 Inusual sensibilidad al calor y al frío.

Publicado: 10 de Enero de 2016 a las 18:53